Diseño Retail (II): Del branding emocional a la tienda espectáculo: el ascenso del individuo… (en)

Del branding emocional a la tienda espectáculo: el ascenso del individuo… Las últimas teorías aparecidas sobre branding emocional, nos invocan a establecer un diálogo personal con los consumidores a nivel de los sentidos y las emociones. Centrándose en el aspecto más fascinante del carácter humano, el deseo de trascender a la satisfacción material y de experimentar emociones. Si trasladamos todo esto al diseño retail, las tiendas deberán ser lugares para construir imágenes de la marca, y no sólo espacios para vender productos. Las tiendas deberán establecer vínculos emocionales con los consumidores a través de su diseño, e incorporar elementos imaginativos que ofrezcan el entretenimiento y atractivo sensorial, que no nunca se podrá encontrar en la compra online. “La tienda física es el entorno natural donde fomentar la Conexión Emocional” Estamos viviendo la incorporación del mundo del entretenimiento y del ocio a la forma de entender la compra y los espacios comerciales. Hemos pasado de la función social que dio lugar al concepto de comercio a una búsqueda de satisfacción experimentada durante el acto de salir de compras: la tienda es un espectáculo. “There’s no business, that’s not Show Business” (Schmitt, 2004) Esta evolución quedó patente cuando Bernd H. Schmitt (director de experiencias y marketing experiencial) publicó un libro llamado: there’s no business, that’s not show business. En él explica cómo las empresas inteligentes pueden utilizar la creatividad, el humor y el juego para alcanzar y atraer a los clientes a través de un nuevo tipo de experiencia y hace una clasificación los espacios comerciales del momento en función del concepto de experiencia que ofrecía.

Tiendas de Juguetes y Dulces en Rusia

Toys & Confectionery. Vnukovo, Russia

La tienda actual tiene un valor cultural, social y económico… En el s.XXI ya no nos es posible separar el producto del entorno que le rodea. La tienda forma parte del contexto del producto: es el lugar donde se vende, por su cualidades busca un sitio en el mercado, debe vincular a la gente a través de sus emociones comunicando unos valores; y por último, satisfaciendo las expectativas a largo plazo. La tienda también forma parte de la identidad corporativa, y como parte de ella, tiene el cometido no sólo de vender productos, sino representarla, de estar diseñada con imaginación, rompiendo los límites de lo esperado, para transmitir una experiencia individualizada de compra, contribuyendo a su crecimiento económico. Bibliografía: GOBÉ, M. (2005). “Branding Emocional”, Divine Egg, Barcelona. PRESS, M. y COOPER, R. (2007).”El diseño como experiencia”, Gustavo Gili, Barcelona. RHEA, D. (1992). “A new perspective on design: focusing on customer experience”, Design Management Journal, 7(4).