Pimentón. Extremadura Casual-Food

Concepto de Restaurante cafetería en el Edificio del templo de Diana. Mérida.
Miguel Ruiz Balsera

Descripción

Título
Pimentón. Extremadura Casual-food

Proyecto
Concepto de negocio y Concurso adjudicado para restaurante-cafetería en el Edificio en el Templo de Diana.

Cliente
Miguel Ruiz Balsera. Dueño de la Cadena de Restaurantes Extremeños El Duende.

Ubicación
Edificio del Templo de Diana. Mérida.

Dimensiones
350 m²

Fecha
2011

Disciplinas
Estrategia de negocio
Diseño de concepto
Interiorismo
Infografía

Colaboración
Rrebrand: estrategia e identidad gráfica

Briefing

Rrebrand, una empresa de branding, buscó nuestra colaboración en un proyecto para desarrollar una cadena de restaurantes de cocina extremeña moderna. Miguel, el cliente, tenía una idea innovadora y ambiciosa, quería crear un espacio que promocionase, por todo el mundo, los productos con denominación de origen de Extremadura, a través de la cocina, tienda, talleres, exposiciones, eventos, etc.

Cuando ya teníamos el concepto desarrollado junto con Rrebrand y habíamos creado la experiencia “Pimentón”, a Miguel le ofrecieron participar en el concurso que convocaba la Junta de Extremadura, y que consistía en adecuar varios locales para uso de Cafetería-restaurante junto al Templo de Diana. Era una oportunidad para vender el proyecto a la Junta de Extremadura y captar la atención del público.

Los objetivos del concurso consistían en recuperar el entorno del templo de Diana para que el uso y disfrute del ciudadano, convertirlo en un nuevo foco de atracción turística para diversificar y aportar valor la visita al Conjunto Monumental, y de esta manera dinamizarlo con usos patrimoniales, culturales, turísticos y sociales.

Por ese motivo nuestro concepto, que se orientó hacia la franquicia, buscaba difundir más allá de nuestras fronteras la esencia de la cultura extremeña. La experiencia “Pimentón” se diferenció del concepto clásico de restaurante y cafetería en que habría diferentes zonas : tienda donde la gente pudiera comprar la materia prima ofrecida en la carta, zona de eventos que permitiera aportar experiencias: una cata de vino o aceite, un taller para explorar las posibilidades de las cerezas o una exposición de una marca de productos que quisiera contactar con nuestros clientes. Esa zona tendría dos tipos de público; el consumidor final que quisiera formase en nuestras propuestas o empresas que quisieran promocionar sus productos en Pimentón. Además, nuestra tienda dispondría de una agencia de viajes, con en servicio atendido por un técnico que pudiese diseñar, según las necesidades del cliente, la mejor forma de conocer la región.

Mayor desafío

Fue un concurso muy complejo y extenso, ya que requería mucha documentación en un plazo de tiempo muy breve. El concepto se aplicó teniendo en cuenta la normativa del edificio, que exigía una estricta aplicación por haberse declarado Monumento Nacional en 1912. El diseño no debía restar protagonismo al Templo, por lo que se optó por una intervención más sutil, donde el rojo “pimentón” proporcionase el tono de color. La utilización de la terraza constituía una prolongación del local y un punto importante de reclamo para la vida de la plaza.

Nuestra mayor recompensa fue un concurso adjudicado. Gracias a las acertadas alianzas, al esfuerzo y entusiasmo que invertimos en este proyecto, pudimos hacer un modelo de negocios viable y con valor.

Back to Top